Agencies | Governor
Search Virginia.Gov
Protecting You and Your Environment Virginia Department of Health
Home | VDH Programs | Find It! A-Z Index | Newsroom | Administration | Jobs
   disclaimer

Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA)




rounded corner
rounded corner

¿Qué es la MRSA?

La Staphylococcus aureus (podría conocerla también como 'estaf' por 'staph', del inglés) es una bacteria com�n (microbio) que a menudo se encuentra en la piel y en la nariz de personas sanas. También puede crecer en las heridas u otros lugares en el cuerpo, lo que a veces provoca una infección.

Los antibióticos son medicamentos que se usan para tratar las infecciones que provocan los microbios. A veces los microbios pueden cambiar de manera que ciertos medicamentos ya no eliminen esos microbios; a estos microbios se les denomina resistentes a los antibióticos. Con el correr del tiempo, muchas de estas bacterias se han vuelto difíciles de tratar con penicilina y otros antibióticos de la familia de la penicilina (por ej., la meticilina o la amoxicilina). A estas formas resistentes se les llama Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, o MRSA, por sus siglas en inglés. Pero las enfermedades que causa el MRSA son parecidas a las que provocan otros microbios de esta familia.

¿Quién está en riesgo de contagiarse de estos organismos?

Tal como los microbios típicos de esta familia, la MRSA normalmente no provoca enfermedades a menos que entren al organismo de la persona por una abertura en la piel. Sin embargo, algunas personas tienen un riesgo mayor por portar MRSA o de infectarse con este tipo de bacteria. La MRSA ataca con más frecuencia a personas que se encuentran en hospitales y centros de salud. También puede ocurrir fuera de los hospitales en personas que reciban varios antibióticos, como también en quienes tengan contacto directo con una persona portadora del microbio o al tocar objetos contaminados con MRSA (por ej., ropa, toallas, ropa de cama, equipos atléticos, bancas en saunas o jacuzzis,vendas, etc.).

¿Cómo se transmiten la MRSA y otras bacterias de esta familia?

Estos microbios (incluido el MRSA) se transmiten por el contacto directo de una persona a otra, generalmente por vía de las manos. Los microbios de esta familia pueden sobrevivir en el medio ambiente por períodos prolongados, pero las superficies de su entorno probablemente no cumplan un papel importante en la transmisión. Muy raras veces se transmiten por el aire.

¿Cuáles son los síntomas de infección?

Muchas personas son portadoras de la bacteria Staphylococcus aureus en la piel y no llegan a presentar ningún síntoma. Los síntomas de una infección por MRSA u otra bacteria de esta familia dependen de dónde se localice la infección. Las infecciones de la piel son la causa más común y provocan síntomas como enrojecimiento, acaloramiento, pus y una herida que no sana. Su médico puede referirse a estas infecciones como celulitis, granos, furúnculos, impétigo o abscesos. También se pueden infectar la sangre, los huesos, la vejiga, los pulmones y otros lugares. Los síntomas allí dependerán del lugar de infección, pero incluyen fiebre y dolor en el lugar afectado.

¿Qué debo hacer si creo que tengo una infección por MRSA u otra bacteria de esta familia?

Consulte con un profesional de la salud.

¿Se pueden tratar la MRSA y otras infecciones causadas por este tipo de bacterias?

Sí. Muchas infecciones de la piel causadas por esta bacteria se pueden tratar simplemente sacando el pus de la lesión y manteniendo limpia la herida. En caso de infecciones más graves, se pueden usar antibióticos (que no tengan relación con la penicilina). Si un profesional de la salud le receta antibióticos, es muy importante que termine de tomar todas las pastillas y que llame a su médico si la infección no mejora.

¿Qué puedo hacer para prevenir una infección por MRSA y otras infecciones de esta familia?

  • Lávese las manos regularmente con agua y con jabón, o use una loción desinfectante a base de alcohol (si las manos no están visiblemente sucias) para mantenerlas limpias.
  • Mantenga los cortes y las heridas limpias y cubiertas; esté atento a las se�ales de infección, como enrojecimiento de la piel, ardor e inflamación.
  • Límpiese las manos muy bien después de cambiarse las vendas. Tire las vendas usadas en el cesto de basura.
  • Evite compartir objetos personales como toallas, equipos deportivos, hojas de afeitar, etc.
  • Si un corte o una herida se pone rojo, supura, le duele o no sana, consulte con un médico.
  • Si le recetan antibióticos, tómese todas las pastillas, incluso si se siente mejor antes de que se las tome todas.